La flecha amarilla, la señal del Camino de Santiago

La flecha amarilla es un símbolo relativamente reciente. Hasta la década de los 70, el Camino de Santiago no contaba con una señal que marcase la dirección de la Ruta. Los peregrinos que desde la Edad Media llegaban a Santiago tras haber recorrido cientos de kilómetros lo hacían siguiendo los pasos de otros caminantes.

 

Sería en los 70 cuando el cura do Cebreiro, aldea de gran tradición jacobea, creó este símbolo “por casualidad”. Elías Valiña fue un estudioso incansable del Camino de Santiago. Y dedicó su vida a devolverle a la Ruta Jacobea el esplendor de otras épocas.

Para ello decidió cartografiar el que hoy conocemos como Camino Francés desde Roncesvalles hasta Santiago de Compostela. Su trabajo consistió en la recuperación de tramos perdidos de la Ruta y la señalización del Camino para que al peregrino le resultarse más fácil seguir un itinerario fijo.

1 pensamiento sobre “La flecha amarilla, la señal del Camino de Santiago”

  1. Así fue, y el color amarillo de las flechas fue casual. Si aquellos obreros que estaban pintando las líneas de la carretera,lo hubieran hecho,por ejemplo, con pintura azul, ése seria el color de las flechas de hoy. Ellosle suministraron la pintura que les iva sobrando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *